Cómo empezar una revolución

domingo, 14 de noviembre de 2010

postheadericon DE LA DICTADURA A LA DEMOCRACIA - CAPITULO DIEZ - TRABAJO PRELIMINAR PARA UNA DEMOCRACIA DURADERA





DE LA DICTADURA A LA DEMOCRACIA

Un Sistema Conceptual para la Liberación

por
Gene Sharp

CAPITULO DIEZ


TRABAJO PRELIMINAR PARA UNA
DEMOCRACIA DURADERA


La desintegración de la dictadura es, por supuesto, causa de gran celebración. La gente que por tanto tiempo ha sufrido y que ha pagado un precio tan alto, merece un tiempo de gozo, relajamiento y reconocimiento. Debe sentirse orgullosa de sí misma y de todos los que con ella lucharon para ganar la libertad política. No todos habrán vivido para celebrar este día. Vivos y muertos serán recordados como héroes que ayudaron a moldear la historia de la libertad en su país.

Desafortunadamente, esta no es una oportunidad para reducir la vigilancia. Aún en caso de que la dictadura hubiese sido desintegrada exitosamente por medio del desafío político, se deben tomar muchas precauciones para impedir que surja un nuevo régimen opresivo durante la confusión que acompaña elderrumbamiento del viejo. Los dirigentes de las fuerzas pro- democráticas deben tener preparada por adelantado una transición ordenada hacia la democracia. Es necesario establecer las bases constitucionales y legales así como las normas de comportamiento de una democracia duradera.

Nadie debe creer que con la caída de la dictadura inmediatamente va a aparecer una sociedad ideal. La desintegración de la dictadura simplemente facilita el punto de partida, en condiciones de una libertad revalorada, para realizar esfuerzos a largo plazo por mejorar la sociedad y responder más adecuadamente a las necesidades humanas. Los serios problemas políticos, económicos y sociales seguirán durante años, y hará falta la cooperación de muchas personas y grupos para buscarles solución. El nuevo sistema político debe dar una oportunidad para que las personas con puntos de vista diferentes y medidas que lo favorezcan continúen el trabajo constructivo y el desarrollo de las políticas orientadas a encarar los problemas del futuro.


Amenazas de una nueva dictadura

Aristóteles advirtió hace tiempo "...que la tiranía puede cambiar y convertirse en tiranía..."14 La historia nos da muchos ejemplos, en Francia (los jacobinos y Napoleón), en Rusia (los bolcheviques), en Irán (el Ayatollah), en Birmania (SLORC), y en otras partes en que algunas personas o grupos consideraron el derrumbamiento de un régimen opresivo meramente como la oportunidad de convertirse en los nuevos amos. Sus motivos podrán variar, pero los resultados son a menudo muy similares. La nueva dictadura puede ser aún más cruel que la anterior y ejercer un control más asfixiante.

Aún antes del desplome de la dictadura, miembros del pasado régimen pueden intentar acortar el proceso de la lucha desafiante por la democracia dando un golpe de estado a fin de escamotear la victoria que lograría la resistencia popular. Pueden proclamar que han expulsado a la dictadura, pero de hecho buscan sólo imponer un modelo más o menos renovado de la anterior.

Cerrándoles el paso a los golpes de estado

Hay maneras de derrotar los golpes de estado que se intenten con- tra una sociedad recientemente liberada. A veces basta un conocimiento previo de esa capacidad de defenderse para impedir el intento. La preparación intelectual puede prevenirlos.15

Apenas el golpe haya sido puesto en marcha, los putschistas necesitan legitimarse, o sea, que se acepte que tienen derecho político y moral de gobernar. Por lo tanto, el primer principio básico que hay que esgrimir para defenderse contra el golpe es negarles la legitimidad a los putschistas.

Los putschistas también necesitan que los líderes civiles y la población los apoye, que estén confundidos o que sencillamente se mantengan pasivos. Los putschistas requieren la colaboración de especialistas y consejeros, burócratas y funcionarios gubernamentales, administradores y jueces, a fin de consolidar su poder sobre la sociedad afectada. También requieren que la multitud de personas que manejan el sistema político, las instituciones sociales, la economía, la policía y las fuerzas militares se les sometan pasivamente y lleven a cabo sus funciones habituales tal como las hayan modificado las órdenes y políticas de los putschistas.

El segundo principio de la defensa contra el golpe de estado es el de resistir a los putschistas por medio de la nocooperación y el desafío político. Debe negárseles la cooperación y asistencia que necesitan. Esencialmente, los mismos medios de lucha que se usaron contra la dictadura se pueden emplear ante la nueva amenaza, siempre que se apliquen inmediatamente. Si se les niega tanto la legitimidad como la cooperación, el golpe puede morir de inanición política, y se habrá restaurado la oportunidad de construir una democracia.

Redactando una constitución

El nuevo sistema democrático va a requerir una constitución que establezca la estructura deseada del gobierno democrático. La constitución deberá fijar los propósitos del gobierno, limitar los poderes gubernamentales, establecer los procedimientos y las fechas de las elecciones mediante las cuales se eligirá a los funcionarios del gobierno y los legisladores, los derechos inherentes del pueblo, y las relaciones del gobierno nacional con los niveles inferiores de la estructura política.

Dentro del gobierno central, si éste ha de seguir siendo democrático, debe establecerse una clara separación de la autoridad entre las ramas legislativa, ejecutiva y judicial. Se deben incluir fuertes restricciones a las actividades de la policía, los servicios de inteligencia y las fuerzas armadas prohibiéndoles cualquier interferencia política legal.

Para conservar el sistema democrático e impedir medidas y tendencias dictatoriales, la constitución debe ser preferentemente una que establezca un sistema federal con prerrogativas importantes para los gobiernos a nivel regional, estatal y local. En algunos casos, se puede considerar la imitación del sistema suizo de cantones en el que áreas relativamente pequeñas retienen prerrogativas importantes sin dejar por eso de ser parte integral del país.

Si una constitución con muchos de estos rasgos hubiera existido antes en la historia del país recién liberado, sería deseable reimplantarla modificándola apenas en lo que fuere necesario y deseable. Si no existiera una constitución más antigua con los requerimientos del caso, quizá se podría trabajar con una constitución interina. Si no, habría que escribir una nueva constitución. Preparar una nueva constitución llevará tiempo y esfuerzo. Es deseable la participación popular en este proceso y se hace necesaria para la ratificación de un nuevo texto o de sus enmiendas. Se ha de ser muy cauto al incluir en la constitución promesas que luego se demuestre que es imposible cumplir, o estipulaciones que requieran un gobierno altamente centralizado, porque en ambos casos podría facilitarse una nueva dictadura.

La redacción de la constitución debe ser fácilmente comprendida por toda la población. No debe ser tan compleja ni tan ambigua como para que sólo los abogados u otras élites puedan decir que la comprenden.

Una política democrática de defensa

El país liberado puede tener que enfrentarse a una amenaza extranjera, para lo cual se necesitaría una capacidad defensiva. El país puede también verse amenazado por un intento de imponerle una dominación militar, política o económica desde el extranjero.

A fin de mantener una democracia interna, habría que considerar seriamente si han de aplicarse los principios básicos del desafío político a las necesidades de la defensa nacional16. Al situar la capacidad de resistencia directamente en manos de la ciudadanía, los países recientemente liberados pueden evitar la necesidad de establecer una fuerte capacidad militar que podría, por su parte, amenazar la democracia y demandar vastos recursos económicos que mucho se necesitan para otros propósitos.

Debemos recordar que algunos grupos van a ignorar cualquier disposición constitucional en su afán de establecerse como nuevos dictadores. Por consiguiente, la población necesita asumir la tarea permanente de aplicar el desafío político y la nocooperación contra cualquier dictador en potencia y de preservar las estructuras, los derechos y los procedimientos democráticos.

Una responsabilidad meritoria

Los efectos de la lucha noviolenta son no solamente debilitar y quitar al dictador sino también dotar de poder al oprimido. Esta técnica habilita a las personas que previamente sentían que no servían más que como víctimas para ejercer directamente el poder para lograr por su propio esfuerzo una mayor libertad y justicia. Esta experiencia de lucha tiene consecuencias sicológicas importantes quecontribuyen a aumentar la autoestima y la confianza en sí mismos entre los que antes carecían de todo poder.

Una consecuencia beneficiosa a largo plazo del empleo de la lucha noviolenta a fin de establecer un gobierno democrático, es que la sociedad estará más apta para manejar los problemas recurrentes y futuros. Aquí podrían incluirse los futuros abusos del gobierno y la corrupción, los maltratos a algún grupo, la injusticia económica y las limitaciones en la calidad democrática del sistema político. La población, experimentada en el uso del desafío político,probablemente será menos vulnerable a la acción de una dictadura en el futuro.

Después de la liberación, el haberse familiarizado con la lucha noviolenta va a sugerir maneras de defender la democracia, las libertades civiles, los derechos de las minorías y las prerrogativas de los gobiernos regionales, estatales o locales así como de las instituciones nogubernamentales. Tales medios también harán posible que personas o grupos expresen pacíficamente su disentimiento extremo sobre asuntos que los grupos de oposición perciben ser tan importantes que a veces los han llevado al terrorismo o a la guerra de guerrillas.


Los pensamientos expresados en este examen del desafío político o la lucha noviolenta tienen como fin tratar de ayudar a todas las personas y grupos que buscan liberar a sus pueblos de la opresión dictatorial y establecer un sistema democrático duradero que respete las libertades humanas y la acción popular para mejorar la sociedad.

Tres conclusiones principales se derivan de las ideas bosquejadas aquí:


• Es posible liberarse de las dictaduras;


• Una reflexión cuidadosa y una planificación estratégica muy meticulosa son indispensables para lograr la liberación; y


• Se necesitará vigilancia, mucho trabajo arduo y una lucha disciplinada a veces a un precio muy alto


Es cierta la multicitada frase: "La libertad no es gratis". Ninguna fuerza externa vendrá a darle al pueblo oprimido la libertad que tanto anhela. La gente tendrá que aprender cómo conseguir esa libertad por sí misma. No será fácil.

Si la gente puede darse cuenta de lo que necesita para su liberación, podrá trazarse líneas de acción que, después de muchos trabajos, han de traerle su libertad. Entonces con ahínco podrá construir un nuevo orden democrático y prepararse para defenderlo. La libertad que se gana por medio de una lucha de este tipo puede ser duradera y ser mantenida por un pueblo tenaz comprometido a conservarla y enriquecerla.

14Aristóteles, The Politics (Política), libro V, cap. 12, p. 233.

15Ver Gene Sharp, The Anti-Coup (El Antigolpe), (Boston, MA: The Albert Einstein
Institution, 2003).

16Ver Gene Sharp, Civilian-Based Defense: A Post-Military Weapons System ("La Defensa con Base Civil: Un Sistema de Armas Post-Militares"), (Princeton, New Jersey: Princeton University Press, 1990).

17Esta lista, con definiciones y ejemplos históricos, está tomada de Gene Sharp, The Politics of Nonviolent Action, Part Two, The Methods of Nonviolent Action (La Política de la Acción Noviolenta, Parte Dos, Los Métodos de la Acción Noviolenta).


APÉNDICE
LOS MÉTODOS DE LA ACCIÓN NOVIOLENTA17
MÉTODOS DE PROTESTA Y PERSUASIÓN NOVIOLENTAS Declaraciones formales

1. Discursos públicos
2. Cartas de oposición o de apoyo
3. Declaraciones de organizaciones e instituciones
4. Declaraciones públicas firmadas
5. Declaraciones de acusación e intención
6. Peticiones de grupo o masivas


Comunicaciones con un público más amplio

7. Lemas, caricaturas y símbolos
8. Banderas, carteles y pancartas
9. Volantes, folletos y libros
10. Periódicos y otras publicaciones
11. Discos, radio y televisión
12. Escritura en el cielo y en la tierra


Representaciones de grupo

13. Diputaciones
14. Premiaciones burlescas
15. Cabildeo de grupo
16. Piqueteo
17. Elecciones burlescas


Actos públicos simbólicos

18. Despliegue de banderas y colores simbólicos
19. Usar símbolos en el vestido/vestir atuendos simbólicos

20. Oración y culto
21. Entrega de objetos simbólicos
22. Desvestirse en público
23. Destrucción de las propias pertenencias
24. Luces simbólicas
25. Exposición de retratos
26. Pintura como protesta
27. Nuevos letreros y nombres
28. Sonidos simbólicos
29. Reclamaciones simbólicas
30. Gestos groseros


Presión sobre los individuos

31. Acoso a funcionarios
32. Mofa de funcionarios
33. Fraternización
34. Vigilias


Drama y música

35. Sátira y burlas
36. Interpretaciones teatrales y musicales
37. Canto


Procesiones

38. Marchas
39. Desfiles
40. Procesiones religiosas
41. Peregrinaciones
42. Desfile de vehículos


Tributo a los muertos

43. Duelo político
44. Funerales burlescos
45. Funerales-Manifestaciones
46. Homenajes en tumbas/cementerios


Asambleas públicas

47. Asambleas de protesta o de apoyo
48. Mitines de protesta
49. Mitines de protesta encubiertos
50. Tomar un lugar usándolo para enseñar


Separación y renuncia

51. Abandonar un lugar (irse caminando)
52. Guardar silencio
53. Renunciar a un premio
54. Volver la espalda

MÉTODOS DE NOCOOPERACIÓN SOCIAL Ostracismo de personas

55. Boicot social
56. Boicot social selectivo
57. No acción a lo Lisistrata
58. Excomunión
59. Interdicto


La nocooperación en eventos sociales, costumbres e instituciones

60. Suspensión de actividades sociales o deportivas
61. Boicot a eventos sociales
62. Huelga estudiantil
63. Desobediencia social
64. Retirarse de instituciones sociales


Retirarse del sistema social

65. Quedarse en casa
66. Nocooperación personal (completa)
67. Abandono por parte de los trabajadores
68. Santuario
69. Desaparición colectiva
70. Protesta de emigración (hijrat)



METODOS DE NOCOOPERACIÓN ECONÓMICA
(1) BOICOT ECONÓMICO


Acción de los consumidores

71. Boicot por consumidores
72. No consumo de bienes boicoteados
73. Política de austeridad
74. Retención de alquileres
75. Negarse a pagar el alquiler
76. Boicot nacional de consumidores
77. Boicot internacional de consumidores


Acción de trabajadores y productores

78. Boicot de trabajadores
79. Boicot de productores


Acción de intermediarios

80. Boicot de suministradores y de los que trasiegan con esos bienes


Acción de dueños y administradores

81. Boicot de comerciantes
82. Negarse a dejar o a vender su propiedad
83. Cierre patronal (Lockout)
84. Negarse a recibir ayuda industrial
85. "Huelga general" de comerciantes


Acción de dueños de recursos financieros

86. Retirar depósitos del banco
87. Negarse a pagar estipendios, deudas y asignaciones
88. Negarse a pagar deudas o intereses
89. Recortar fondos y créditos
90. Negarse a pagar impuestos
91. Negarse a aceptar dinero del gobierno


Acción por parte de los gobiernos

92. Embargo doméstico
93. Lista negra de comerciantes
94. Embargo de vendedores internacionales
95. Embargo de compradores
96. Embargo del comercio internacional


MÉTODOS DE NOCOOPERACIÓN ECONÓMICA (2) LA HUELGA


Huelgas simbólicas

97. Huelga de protesta
98. Abandono rápido del trabajo (huelga relámpago)


Huelga agrícola

99. Huelga de campesinos
100. Huelga de trabajadores agrícolas


Huelga de grupos especiales

101. Huelga de jornaleros reclutados
102. Huelga de presos
103. Huelga de artesanos
104. Huelga de profesionistas


Huelgas industriales ordinarias

105. Huelga de un establecimiento
106. Huelga de la industria
107. Huelga de solidaridad


Huelgas restringidas

108. Huelga de algunos de los obreros a un tiempo
109. Huelga de trabajadores en una sola planta por tiempo definido
110. Huelga de manos caídas
111. Huelga de estricto apego al reglamento
112. Reportarse "enfermo"
113. Huelga por renuncia
114. Huelga limitada
115. Huelga selectiva


Huelgas de varias industrias

116. Huelga generalizada
117. Huelga general


Combinación de huelga con cierre económico

118. Hartal (paro colectivo)
119. Cierre económico

MÉTODOS DE NOCOOPERACIÓN POLITICA Rechazo de la autoridad

120. Negar o retirar la obediencia
121. Negarse a dar apoyo público
122. Literatura y discursos que aboguen por la resistencia


Nocooperación de los ciudadanos con el gobierno

123. Boicot de los cuerpos legislativos
124. Boicot de elecciones
125. Boicot de funcionarios y empleados del gobierno
126. Boicot de los departamentos, agencias y otras oficinas del gobierno
127. Retirarse de las instituciones educativas de gobierno
128. Boicot de las organizaciones dependientes del gobierno
129. Negarse a ayudar a los agentes de coacción del gobierno
130. Quitar señales y marcadores de su lugar
131. Negarse a aceptar a los funcionarios designados
132. Negarse a disolver instituciones existentes


Alternativas a la obediencia de parte de los ciudadanos

133. Cumplimiento lento y de mala gana
134. Noobediencia cuando no hay una supervisión directa
135. Noobediencia popular
136. Desobediencia encubierta
137. En una asamblea o en un mitín, negarse a dispersarse
138. Ocupar un lugar sentándose
139. Nocooperación con el reclutamiento o la deportación
140. Esconderse, escaparse, usar identificaciones falsas
141. Desobediencia civil a leyes "ilegítimas"


Acción del personal del gobierno

142.Negarse selectivamente a ser asistido por auxiliares gubernamentales
143. Bloqueo de las líneas de mando o de información
144. Buscar evasivas y obstruir
145. Nocooperación administrativa general
146. Nocooperación judicial
147. Ineficiencia deliberada y nocooperación selectiva por parte
de los agentes de coacción
148. Amotinamiento


Acción gubernamental nacional

149. Evasiones y demoras casi legales
150. Nocooperación por parte de unidades gubernamentales
constitutivas


Acción gubernamental internacional

151. Cambios en la representación diplomática y otros
152. Demora y cancelación de eventos diplomáticos
153. Retención del reconocimiento diplomático
154. Romper las relaciones diplomáticas
155. Retirarse de las organizaciones internacionales
156. Negarse a pertenecer a organizaciones internacionales
157. Expulsión de organizaciones internacionales



MÉTODOS DE INTERVENCIÓN NOVIOLENTA

Intervención sicológica

158. Quedarse a la intemperie
159. Ayunar
a) Ayunar para presionar moralmente b) Huelga de hambre
c) Ayuno de satiagraha
160. Juicio al revés
161. Acoso noviolento


Intervención física

162. Entrar y sentarse
163. Entrar y quedarse de pie
164. Entrar montado
165. Meterse a tropel
166. Meterse golpeando o empujando
167. Entrar rezando
168. Incursión noviolenta
169. Incursión aérea noviolenta
170. Invasión noviolenta
171. Inserción o intervención noviolenta
172. Obstrucción noviolenta
173. Ocupación noviolenta

Intervención social

174. Establecer nuevos patrones sociales
175. Sobrecargar las instalaciones
176. Tardarse a propósito para completar un trámite
177. Entrar y hablar
178. Teatro de guerrilla
179. Instituciones sociales alternativas
180. Sistema alternativo de comunicaciones

Intervención económica

181. Huelga al revés
182. Huelga de quedarse en el sitio
183. Ocupación noviolenta de tierras
184. Desafiar cercas, rejas, etc.
185. Falsificación políticamente motivada
186. Operación comercial excluyente
187. Apropiación de fondos
188. Provocar una baja o caída económica
189. Auspicio selectivo
190. Mercado alternativo
191. Sistema alternativo de transporte
192. Instituciones económicas alternativas

Intervención política

193. Sobrecargar el sistema administrativo
194. Revelar la identidad de los agentes secretos
195. Buscar el encarcelamiento
196. Desobediencia civil de las leyes "neutrales"
197. Seguir en el trabajo pero sin colaborar
198. Soberanía dual y gobierno paralelo



Unas Palabras acerca de Traducciones
y Reimpresiones de esta Publicación



Para facilitar su difusión, esta publicación se ha hecho del dominio público. Esto significa que cualquier persona puede reproducirla y difundirla.

Sin embargo, el autor solicita que si el texto se reproduce, se mantenga integro, sin quitarle ni ponerle nada.

El autor les ruega a las personas que piensan reproducir este documento que se lo hagan saber. Pueden comunicarse por medio de la Institución Albert Einstein cuya dirección aparece en el párrafo siguiente.

El autor pide que si este documento se va a traducir, se traduzca de la versión original en inglés y no de la traducción al español. Esto es muy importante para preservar el sentido e intenciones originales del texto. Se pueden solicitar versiones de este texto en inglés a


The Albert Einstein Institution
427 Newbury Street
Boston, MA 02115-1801, USA


Tel: USA+617-247-4882
Fax: USA+617-247-4035
E-mail: einstein@igc.org


También se pueden imprimir de nuestra página web cuya dirección es:


www.aeinstein.org



SOBRE EL AUTOR


Gene Sharp es Profesor Investigador Titular en la Institución Albert Einstein de Boston, Massachusetts. Realizó la Licenciatura y la Maestría en la Universidad Estatal de Ohio y es Doctor en Teoría Política por la Universidad de Oxford. Es Profesor Emérito de Ciencias Políticas de la Universidad de Massachusetts Dartmouth. Por casi treinta años se ha desempeñado como investigador en el Centro de Asuntos Internacionales de la Universidad de Harvard. Es autor de los libros The Politics of Nonviolent Action (1973), Gandhi as a Political Strategist (1979), Social Power and Political Freedom (1980), Making Europe Unconquerable (1985), Civilian-Based Defense (1990) y From Dictatorship to Democracy (1993 y 2002). Un nuevo libro muy importante se publicará en 2004, Waging Nonviolent Struggle: Twen- tieth Century Practice and Twenty-First Century Potential. Sus escritos se han traducido a más de 30 lenguas.

1 comentarios:

Wangbu dijo...

Hola! Usted tiene un maravilloso blog! Estoy feliz de visita aquí!

Firma

Subscribe

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner